Eleanor Rigby

miércoles, 30 de marzo de 2011

Reflexiones sobre la enseñanza

Retorno a la Facu. Desorganización pura: horarios que no se cumplen, profesores que no van, aulas que no se respetan, y mil y un trámites del orden burocrático: inscripciones, presentación de certificados, etc.
Indignada, porque es la única opción que tengo en TheProvincia para estudiar psicología: en la universidad pública no ofrecen dicha carrera.

Cansada de pagarle a un sistema que no cumple con lo que debe, donde me hacen ir a esperar a los profesores, para que lleguen media hora después de lo debido o más, o directamente no lleguen nunca. Y al momento de dar clase, la mayoría lo hagan sin ganas, sin esmero.
Encima, nuestros horarios son según su conveniencia. Una parte mía entiende que no es el único trabajo que tienen, pero ya que nosotros nos amoldamos a sus disponibilidades, que nosotros nos bancamos ir a la facultad en horarios estrambóticos y varias veces al día, discontinuos, que a muchos no permiten tener un trabajo ya que algunos días son a media mañana, otros a la tarde, otros a la noche, llegando yo muchas veces a mi casa a eso de las 10. Además de que no tenemos otra opción, ya que hay una sola comisión a partir de tercer año, por lo menos considero que deberían cumplir con el horario, exigirnos y esmerarse a la hora de dictar una clase.

Esto me hace evocar a Sócrates. Sócrates, condenado a beber cicuta por enseñar, en palabras de Meleto, "corromper a la juventud". Sócrates, apasionado de la enseñanza, que prefirió morir antes de dejar de hacerlo. Sócrates, decretado por el Oráculo de Delfos como aquel que más sabía, decidió enfrentar la condena, a pesar de todo.

Sócrates se enfrentó a un jurado compuesto por 500 ciudadanos (su gran tamaño demuestra que el juicio era visto como algo importante) y después de que él y su acusador hubieran presentado sus disertaciones, el jurado votó a favor de condenarlo por 280 contra 220.





En "Apología de Sócrates", uno de los Díalogos que Platón escribió acerca de Sócrates (Como este último nunca escribió nada, se duda de su existencia visible, creyéndose que s etrata de un personaje de Platón), dijo lo siguiente:
Quizá alguien diga: «¿No te da vergüenza, Sócrates, haberte dedicado a una ocupación tal por la que ahora corres peligro de morir?» A éste yo, a mi vez, le diría unas palabras justas: «No tienes razón, amigo, si crees que un hombre que sea de algún provecho ha de tener en cuenta el riesgo de vivir o morir, sino el examinar solamente, al obrar, si hace cosas justas o injustas y actos propios de un hombre bueno o de un hombre malo. [...] Pues la verdad es lo que voy a decir, atenienses. En el puesto en el que uno se coloca porque considera que es el mejor, o en el que es colocado por un superior, allí debe, según creo, permanecer y arriesgarse sin tener en cuenta ni la muerte ni cosa alguna... (Apología de Sócrates. Libro: Diálogos - Autor: Platón - Reysa ediciones ®)

Creo que si supieran el valor que tiene poder transmitir cosas, nos respetarían más y se le daría mas importancia a la educación, la enseñanza y el aprendizaje... Y no me harían pasar por esas cosas en la facultad.

Si, estoy filosófica y reflexiva. Odio que me hagan perder el tiempo yendo a una universidad donde no se nos respeta. Lo dije.


 
Foto: Jacques-Louis David "The Death of Socrates"©

domingo, 27 de marzo de 2011

Historias para Compartir II (continuación)

Intriga (continuación)

Aclaro: es una historia que demoró mucho, discontinua, larga y algo mareativa. Sepan disculpar.

Los meses pasaron, y por lo menos me saludaba mirándome. Sin embargo seguía con ese jueguito intrigante. Había veces en las que al saludarme lo hacía de manera algo afectuosa, como si estuviera abrazándome...

Y todo cambió una noche, al tiempo......
Pero vayamos por partes. Dicho "jueguito" ocurrió en mi primer año de la facultad, es decir, 2009. Terminó ese año, y dejé de cruzarme con ese chico durante meses.
Arrancó segundo año de la facu, y David estaba por casarse. Si, leyeron bien, por casarse a los 22 años. Cuano me enteré de esa noticia, ni sabía que David tenía novia. E inmediatamente pasó a tener para mi el mismo atractivo que puede tener el aparador que está en mi cuarto, o mi mesita de luz.
Así pasaron los meses, lo saludaba normalmente, e incluso un par de veces nos quedamos charlando. "El noviazgo te sienta bien, ahora miras a la gente a la cara cuando hablas" pensé.
Llegó mi cumple de 19, en junio, y me saludó por Facebook. Ni me acordaba que lo tenía. Entro a chusmear su perfil, y lo primero que me saltó fue:
"Ya no está comprometido con fulana" o "Ha pasado de estar comprometido a soltero"... Chan... En mi vida entré a su perfil, nisiquiera sabía que lo tenía entre mis contactos, y justo vengo a mirarlo cuando dice eso.
Llegó mitad de año, después de las vacaciones de invierno en la facultad, y de a poco fue dejando de ir a clases. Nunca fue de tener lo que se dice "Asistencia Perfecta", pero esta vez se había excedido y pasó a no ir nunca. Nadie sabía de el. Era un misterio. 
Pasó el tiempo, no lo veía, no hablaba, no sabía nada de el ni buscaba saberlo por ningún medio. Es más, en el medio conocí a Dep, por ende, mi idea de "David tiene el mismo atractivo que mi aparador" seguía en mi cabeza.
La cosa es que en Septiembre me surgió un viaje a Córdoba. Estaba en un boliche cuando siento que por detrás alguien me abraza demasiado fuerte. Me doy vuelta, dispuesta a pegarle un carterazo o a tirarle el vaso de cerveza que tenía en la mano cuando me doy cuenta que era David.
Totalmente ebrio, sin soltarme, surgió la siguiente conversación entre nosotros:
- Miren a quien me vengo a encontrar. Y dónde. El mundo es un pañuelo
- Jajaja, lo mismo pienso. Ni te veo cuando estamos en TheProvincia, pero te vengo a encontrar en Córdoba. Todo bien?
- Ebrio, y vos estás tomando cerveza.
- Si. Está mal?
- No sabía que tomabas.
- Tampoco lo hago en exceso. Muy de vez en cuando. Y compara tu estado con el mío. Yo estoy en perfectas condiciones, vos mirate...
No terminé de decir esa frase, que me empezó a abrazar demasiado fuerte, y me dio la mano. Me llevó hacia donde estaban unos amigos suyos y me presentó como: "la más linda de mis compañeras, encima soltera". Pf, las cosas que uno dice cuando está ebrio, fue lo primero que pensé cuando por fin logré que me suelte, porque si era por el, me tenía así toda la noche.
Cuando ya estaba en TheProvincia nuevamente, empezó a iniciar conversaciones por chat conmigo. Pero de aparecer por la facultad, ni hablar.
De habernos visto en Córdoba pasó un mes, cuando viene una gran amiga mía, (que vive causalmente en dicha provincia hace unos 9 años, pero seguimos teniendo una amistad enorme) y me dice que vayamos a tomar algo, que no nos veíamos hace mil. Yo no tenía absolutamente nada de ganas de salir, había tenido un día agotador, pero las circunstancias lo obligaban. Así como estaba, sin siquiera cambiarme de ropa, ni peinarme, sólo poniendo en mi cara un poco de rimmel e intentando, sin éxito, tapar las enormes ojeras que tenía, salí con ella.
Después de charlar solas, nos encontramos con unos amigos y nos quedamos con ellos. Mi amiga se puso a tomar ginebra, y a las pocas horas estaba bastante ebria.
Cuando en un momento me dirijo al baño, siento que me agarran por un costado... Sí, era David.
- Jajaja, bueno, ahora nos vemos en TheProvincia, no sólo en Córdoba
- Y en las mismas condiciones...
- Me vas a condenar por estar ebrio?
- No. Solamente me parece gracioso verte siempre así cada vez que te cruzo...
- Jajaja. Yo estoy loco, Eleanora.
No me había soltado. Me seguía teniendo de la cintura, con una mano suya sobre una mía. Estábamos a centímetros, y me empezó a cantar al oído.  
- No sabía que cantabas bien...
- Nunca me escuchaste cantar?
- No se, creo que no
- Bueno, escuchame ahora... 
Y así siguió, cantándome al oído, en medio del bar-que-despues-se-hace-boliche, sin soltarme.
Estábamos así, y viene mi amiga: "Eleanora, me siento mal, pero me va a llevar Joaquín a mi casa". Joaquín, uno de nuestros amigos con los que nos habíamos quedado charlando inicialmente, ya se volvía, y vive cerca de donde mi amiga estaba. Me insistió que me quede y terminé accediendo, ante la insistencia de David de "Vamos a tomar una cerveza, quiero charlar con vos por favor".
Asegurándome que mi amiga iba a llegar bien a destino, me senté con David. Sin dejarme poner para la cerveza, me dio la mano y nos quedamos sentados. Tocamos varios temas, incluída mi Mama. Nos acordamos que el había ido a casa una vez, que lo conocía a mi Hermano Mayor...
- Eleanora.. yo te gusto?
- A qué viene la pregunta?
- Es que... es raro esto
- Lo raro es que te hayas decidido a mirarme a la cara cuando hablas. O a saludarme.
- Jajaja. Ya te dije. Estoy loco. Y soy raro.
- No se, David.. En el afán de parecer raros, todos terminamos siendo comunes. No creo que haya parámetros de rareza, menos de "normalidad". Creo que cada uno es como es, es parte de la individualidad de cada persona.
- Jajaja, siempre vos con esas respuestas pensadas. Eleanora, Qué pensaste cuando me viste por primera vez?
- Qué se yo. Lo que me acuerdo es que me dijiste que te llamabas Joaquín Sabina y me pareció copado que te guste Sabina.
- Qué memoria. Pensaba que solo yo me acordaba de eso. Yo me acuerdo que pensé que eras una nerd, porque sacabas buenas notas. Pero siempre, a pesar de eso, me pareciste hermosa... 
Me acuerdo que empecé a sentir mi cara caliente. Salimos afuera y me abrazó, y me besó en el cachete... Y me quedó mirando, riéndose, como sin poder creer. A mi me pasaba lo mismo. Me resultaba gracioso. Estuvimos así un rato, cuando apareció un amigo de el y le dijo que querían irse a NoSeDonde. Me ofreció llevarme a mi casa de pasada. Caminamos abrazados hasta su auto (después, cuando me detuve a pensar, caí en la cuenta de que estaba bastante ebrio y me subí a un auto conducido por el). Fuimos todo el camino en el auto de la mano, sobre la palanca de cambios, sin importar la presencia de sus amigos en el asiento de atrás... Al llegar a mi casa, en la puerta, me volvió a abrazar y me besó. Fue un beso corto, pero tierno.
Ninguno de los dos podía creer mucho. Yo hasta el día de hoy me acuerdo y me río, de cómo pasamos a terminar dándonos un beso en la puerta de mi casa, cuando nisiquiera nos saludábamos. Creo que después de eso sólo me lo crucé una vez. No apareció más por la facu. Creo que se fue a estudiar música a Córdoba, según escuché por ahí.
Se que al principio lo que menos quería era contacto con el. Y terminé de la manera menos esperada, teniendo, quizá, lo que muchas en la facu deseaban. Si, David es re lindo, tengo que admitir. Pero no es una persona con la cual volvería a estar ni nada, fue simplemente algo que se dio, quizás, por no buscarlo, me encontró el a mi.
Estaba bastante perdido, como verán. Creyéndose raro. Viviendo ebrio. No yendo a clase en su vida. Y por lo que pude apreciar, mucho no cambió en estos meses en los que no volví a saber de su vida...
Por qué necesitaba contar esta historia? Porque nunca nadie la supo. Creo que, si la conté, nunca la profundicé tanto como acabo de hacer.
El otro día aparecieron en mi Inicio del Facebook unas fotos suyas. Me pregunté cómo reaccionaría si lo vuelvo a ver. No se, who knows? Lo que si se es que no estoy para aguantar otro inestable en mi vida.
Así soy yo. Con historias en mi haber. Buenas, malas, largas, pero historias al fin.
Aprendiendo poco a poco, dando al tiempo su lugar, las voy acomodando y sacando cosas de ellas. Reflexionando y analizando.
Como dicen por ahí unos amigos míos que tengo: No está mal que terminen las historias, mientras haya historias que contar.. ♫

jueves, 24 de marzo de 2011

Historias para compartir, II

Intriga

Te diriges a mi, y no me miras luego. Si consigo que, por una fracción de segundo, poses tus ojos en mi, dura solo eso: escasos movimientos de las agujas del reloj, para luego voltearte, si es que del hecho me he percatado.
Me esquivas. Una parte mía no entiende por qué actúas así. 
Intriga, mucha intriga, hay en mi cabeza, que navega en un mar de confusión.
Esto que tú provocas, este desconcierto, por momentos me desestabiliza, aunque nadie lo sabe. Quizás no es tu intención. En algún punto todos nos comportamos como paranóicos. Pero simplemente, no te entiendo.
¿Acaso este es tu objetivo,  que yo pierda la noción?
Alejate y no vuelvas, o quedate y actuemos normalmente. No soporto este vaivén, estas idas y venidas de tu parte. ¿Cuál es tu problema? No te voy a morder si me miras al hablarme, ni si me saludas.
No soporto esta constante incertidumbre que provocas dentro mío. No soporto el no saber.
Necesito saber si realmente buscas algo, o simplemente es tu manera de interactuar con el entorno. O, mejor dicho, con el sexo opuesto. 

La incertidumbre se mezcla con expectativa. Tienes un aire cautivante, un porte majestuoso, que si no fuera por este jueguito, me acercaría más, te miraría. Muchas se dan vuelta a mirarte. Las ignoras.
Yo, en cambio, trato de que seas uno más, que pases desapercibido para mi. Paso por tu lado, y no me volteo. Pero si por esas cosas de la vida te miro, tus ojos están clavados en mi.
Si por alguna razón te acercas a hablarme, siempre te vas en mitad de la conversación. O te quedas callado, sonriendo.
Dejame decirte algo. Puedes intrigarme todo lo que quieras, pero yo no seré una más de aquellas que están dispuestas a entregarte todo.
Puede ser que seas increíblemente lindo, pero no voy a caer en tus redes. No soy una más de tu montón.

.......

Eso pensaba. El chico más lindo de toda la facultad, un completo idiota. Me dejaba siempre en la mitad de las conversaciones. Me pedía cosas sin mirarme a los ojos siquiera. Si se sentaba cerca mío, se levantaba rápido. Parecía como si estuviera huyendo de mi.
Todas, muertas por el. Todas ansiosas, alteradas ante su presencia.

A mi me alteraba el hecho de que tenga ese jueguito, ese vaivén. Pero no lo demostraba. Frente suyo, era una completa piedra.

Un día estaba escribiendo, la profesora no llegaba aún, y siento su voz:
-Ey.. disculpa, vos sos hermana de Hermano Mayor? (Si, soy re original para los pseudónimos)
-Si.
-Y te llamas...?
-Eleanora Rigby. Vos?
-Joaquín Sabina... (Aclaro, no le estoy poniendo un pseudónimo, esa fue su respuesta LITERALMENTE)

Mi primer pensamiento luego de su absurda respuesta fue: "Bueno, al menos coincidimos en que nos gusta Sabina"...
Esbocé una sonrisa demasiado falsa y continué con lo mío.
-Chiste. Me llamo David. (Por supuesto, ya lo sabía)

Los meses pasaron, y por lo menos me saludaba mirándome. Sin embargo seguía con ese jueguito intrigante. Había veces en las que al saludarme lo hacía de manera algo afectuosa, como si estuviera abrazándome...

Y todo cambió una noche, al tiempo. Pero esa, ya es otra historia. Y si, ya que estábamos hablando de intriga, los dejo con la intriga hasta la próxima entrada ;)

lunes, 21 de marzo de 2011

Historias para compartir, I

Antes que nada agradezco a Ivan por mencionarme y colocar fotos del monumento a Mafalda en su entrada, me sacó una sonrisa :')
Y agradezco a todos los que visitan mi rinconcito, que de a poco va tomando forma..

Ahora si. Una de las intenciones que tenía a la hora de hacerme un blog era crear un espacio para contar historias, cuando no puedo hacerlo con muchas personas o cuando ya conocen la historia y creen que por acordármela me "aferro al pasado". Nada más lejano. Simplemente, como manifesté, tengo bastaaante rondando por mi cabeza y de vez en cuando, a través de ciertas asociaciones, salta alguna memoria perdida por ahí...

Voy a contar la historia de mi primer beso, la historia más dulce y tierna que tengo en mi haber. ¿Por qué me acordé? Quién sabe. ¿Qué asociación habrá hecho mi inconsciente?

Aclaro: capaz resulta "cursi". Si, muchos me califican de serlo... Capaz en algún punto lo sea, pero bueno, así es Eleanora Rigby, no considero que sea algo malo...
Va la historia más recordada...

 Ese viaje va a ser difícil de olvidar, por mil y un razones. De movida, tenía ciertos tintes diferentes.
Primeras vacaciones de verano sin mamá, algo que nos tenía a todos un poco desconcertados, preguntándonos de manera constante si saldría todo igual, si sentiríamos su falta de igual manera, o más intensamente, de lo que la sentíamos a diario.
Primeras vacaciones llevando a alguien conmigo, una prima muy cercana.
Primeras vacaciones en un crucero.
Primeras vacaciones en las que iban a dejarme ir a un boliche fuera de los que iba siempre, fuera de donde vivía. Si bien el boliche estaba dentro del barco, algo era algo.
Tenía 16 años. Venía de un año cargado de sucesos difíciles. Comenzaba otro, quizás, con mejores expectativas.
Lo que no sabía era que este viaje iba a superar las mismas de una manera tan pero tan amplia.

Esa noche, en particular, estaba bastante fresco y ventoso. Más aún en altamar. En el boliche del barco, la música que estaban pasando era particularmente aburrida, por lo que estaba sentada con mi prima en unos sillones. Se nos acerca un grupo de chicos. Fue ahí que lo vi. Al principio no me impactó demasiado, hasta que caí en sus ojos, de un celeste penetrante y una profundidad sublime. Me sonrió, y quedé pasmada.
Este grupo de chicos era de San Pablo, Brasil. La mayoría entendía español, pero más inglés, así que nos comunicábamos un poco en ese idioma, por ahí alguno tiraba una frase en español, o incluso, a través de las señas. Estuvimos charlando un rato, con las típicas preguntas de cuando te encuentras con gente en un viaje: “¿De dónde sos?” “¿Hasta cuándo te quedas?”. 

Yo contestaba pero, de a ratitos, dirigía mi mirada hacia el. En un momento, cuando todos hablaban con todos y yo estaba callada, se me acercó, y lo primero que me dijo fue: “No parece argentina”. Según su percepción, las argentinas son “demasiado flacas, parecen anoréxicas” y “Usted tiene formas. No me malinterprete, no le estoy diciendo gorda ni nada por el estilo, simplemente que tiene cuerpo de brasilera, con algo de carne, que las argentinas no”. Es verdad, mi contextura no es lo que se dice “un palo”. No soy gorda, pero soy alta y de cuerpo grande, espalda algo ancha, cintura angosta y mis caderas, si bien son algo huesudas, no son lo que se dice muy pequeñas. Normales.
Lo que me hizo reír es que me trataba de usted. Cuando le pedí que dejara de hacerlo, me explicó que así aprendió el español, que así le enseño su profesor, que no lo hacía por una cuestión de "formalidad". Cuando hablaba, tenía un acento que me derretía. Y por momentos una parte mía suplicaba que deje de mirarme de esa forma tan profunda, que deje de hablar con ese acento tan cautivante, que deje de sonreír de esa manera porque, a ese paso, iba a quedarme sin aire.

Mi prima se fue a bailar con el grupo de chicos, quedando así yo sola con el. Me dijo que se llamaba Marcelo, que tenía 17 años y que por favor le hable en español, no en inglés, que le gustaba más. Me contó que le faltaba poco para terminar el secundario, que quería ser ingeniero. No se cuanto tiempo estuvimos hablando, tocamos mil y un temas, lo que si se es que en un segundo ya había perdido la noción del tiempo ante semejantes ojos.
Me ofreció ir a pasear por la parte de arriba del barco. Me tomó la mano, y fue imposible rechazar su oferta.
Salimos y empecé a temblar. Pero ya no sabía si era de frío o por estar con el. Me puso su campera, y seguimos caminando. Yo seguía obnubilada por su tonada, su mezcla de idiomas y sus expresiones. Llegamos a la parte más alta del barco, sacó dos reposeras que estaban plegadas en una esquina, y me invitó a ver las estrellas. Parecía que las tenía a centímetros, y… ¡Eran miles! Nunca vi un cielo así, y hasta el día de hoy lo tengo como congelado en las retinas.

Me tomó la mano y me miró. Lo tenía demasiado cerca…
-Y usted, ¿Tiene novio?
-No, no tengo
-Y… ¿Le gustaría tener un novio en el barco?
No dije nada. No hizo falta. Primero besó mi mejilla, me acarició el pelo, y después, tiernamente, me besó los labios. Con las estrellas encima nuestro, el viento llevando mi pelo hacia todos lados, y el ruido del mar de fondo, creo que atmósfera más ideal no podía pedir.
No se cuanto tiempo estuvimos ahí, tumbados bajo las reposeras, besándonos y mirando las estrellas. Lo que si se es que le doy cinco estrellas de calificación. O, dirían los Yankees, "Two thumbs up" (Dos pulgares arriba).

Me acuerdo como si fuera ayer, aún casi cuatro años más tarde. Creo que (la mayoría) de las personas se acuerda de su primer beso.
Yo lo tengo más que nítido en mis recuerdos. Y cada vez que me tiro a mirar las estrellas me acuerdo de el. O cada vez que el viento me despeina demasiado.
No me acuerdo bien si después lo volví a cruzar. Lo que si me acuerdo es que solamente nos besamos esa noche. Estuvimos juntos muchísimo tiempo.  No podía pedirle más ternura en la manera de acariciarme el pelo, o la cara, o de besarme, ya sea en los labios, las mejillas o la nariz. No hubo necesidad de, en palabras de mi prima, “ponerle pimienta a la cosa”. Iba a arruinar la ternura del momento.

Qué será de él, Dios sabe. No volví a tener ningún tipo de contacto. Solamente conservo una foto suya que conseguí por medio de un amigo suyo. Lo que si se es que me regaló un momento que atesoro dentro mío y, cada vez que remuevo el baúl de los recuerdos y este sale a la luz, lo examino con mucha ternura, me produce una sensación de bienestar bastante linda, y me aseguro de que quede bien guardadito y resguardado de toda perturbación antes de cerrar con llave. Nada lo puede empañar, y el puede lograr que mis días se desempañen o enciendan.

Quizás a algunos les parezca “cursi”, “maricón”, “de nubes rosas” (como muchas personas a quienes les conté los detalles calificaron mi relato). Quizás sí. Pero nada logra embarrar la dulzura de este momento congelado dentro mío. Son esas cosas que me ponen una sonrisa de oreja a oreja. A conservarlas en formol, se dijo.

sábado, 19 de marzo de 2011

Ideas, Ideas, Palabras..

Me hierve la cabeza. Estoy preñado de cientos de ideas nuevas que emergen a la superficie sin cesar. Tal vez sea posible, en cierta medida, controlar los pensamientos, pero difícilmente se podría dejar de pensar. Mi alma rebosa de formulaciones divertidas, soy incapaz de conservarlas antes de que nuevas ocurrencias las repriman. No logro distinguir un pensamiento de otro. Rara vez consigo recordar lo que he pensado. Antes de que me dé tiempo a reflexionar sobre una idea, suele fundirse, transformándose en una idea aún mejor, pero también es ésta tan fugaz en su naturaleza que tengo que esforzarme por salvarla de la erupción volcánica de nuevas ocurrencias...

(Fragmento de "El vendedor de Cuentos", de Jostein Gaarder, autor de "El mundo de Sofía")

Así estoy. Mil ideas dando vuelta por mi cabeza. Las plasmo, hago bollos de papel y los tiro.
Me dedico a un trabajo de investigación para la facu, que tengo que presentar en mayo pero aprovecho mis últimos días de ocio para adelantar lo más que pueda, donde tengo mil ideas y sólo consigo escribir un par de líneas por tarde/mañana que me siento.
Palabras, traicioneras palabras. Vienen a mi y se van. Cuando quiero plasmarlas vuelan. Cuando no hay manera de plasmarlas, fluyen en mi cabeza a tal punto que me siento como Peter El Araña, el personaje ideado por Jostein Gaarder que dijo las líneas de arriba...

Así estamos. Encima desveladas después de una muy linda salida a un boliche volviendo a casa con la luz del día en mis ojos. Se prometen mejores entradas en breve

miércoles, 16 de marzo de 2011

Lluvia cae, lentamente sobre mi..

Okey, nunca me gustó la lluvia. Siempre me puso de un ánimo bastaaante caído.
Pero el día de hoy tuvo un sabor especial. Sentada aca, con mi termo de mate y mirando por la ventana, pienso en lo especial que fue el día de hoy.
Sucede que tengo un hermano menor, de 11 años, que es mi vida. Le había prometido ir a comprarle unas figuritas para un álbum que está completando.
Hoy en TheProvincia está lloviendo mucho, y mi calle es en bajada entonces se inunda casi entera. En general, toda la ciudad estaba así.
Pero a esta criatura se le metió en la cabeza algo, y.. para sacárselo, necesito un tirabuzón!
Entonces en el día más lluvioso del año, después de merendar juntos (como casi nunca sucede) nos subimos al auto y partimos a comprar sus figuritas.

Hoy, fui niña por unas horas otra vez.
Hoy, compartí algo con esa pequeña criatura.
Hoy, viví algo que me voy a acordar siempre.

La odisea que fue cruzar la calle inundada para ir a buscar el auto, terminé con mis zapatillas rojas empapadas. Gracias a Dios que dispongo en qué moverme.
Bajamos a comprarlas (pude estacionar recién a una cuadra del local).. ¡Y se largó con toda!
Corrimos de la mano, riéndonos como locos. Cuando entramos al local, la gente nos miraba. Empapados, riéndonos, les juro que me sentía de la edad de el.

Cuando nos subimos al auto para volver, me dijo que necesitaba unas cosas para el colegio, que si o si tenía que llevar mañana. Otra odisea para encontrar estacionamiento y comprar. Otra vez empaparnos los pies, reírnos y en un momento como dijo el: ¡A picarrrr! Y salir picando del local al auto y viceversa.

En el camino de vuelta a casa me dijo: "¡Somos las dos únicas personas que hacen esto un día de lluvia! Pero fue la mejor salida con vos de la historia. Gracias".

Y esos pequeños avatares de la vida cotidiana, compartir algo con esa criatura que me roba todo, son los que hacen mis días más felices.
Son los que me hacen ver luz en un día tan gris de lluvia ininterrumpida.

Y qué mejor que terminarlo con esta canción....


lunes, 14 de marzo de 2011

Resumen del fin de semana

Antes que nada, agradezco a todos por sus comentarios alentadores en la entrada anterior. Muy lindas las palabras de todos, me cambiaron el humor horrible que tenía!

Miro por mi ventana y entra aire frío. Estoy con pantalón, camisola y botas. ¡Los primeros frescos otoñales! Tanto que los añoraba, se empezaron a hacer presentes.
¡Qué placer manejar con la ventanilla entreabierta y no con el aire a full!
¡Qué placer caminar con el viento en la cara!
Y el chocolate que me zampé anoche, no tuvo precio. Bien disfrutado. ;)


Bueno, ahora si. Paso a un resumen de lo que fue mi finde. Viajé el sábado a la mañana porque estaba invitada al bautismo de una sobrina. Pero no una sobrina cualquiera: mi primer sobrina, hija de una prima mía. El bautismo fue en Tucumán. Fui con unos primos, sin la gente de esta casa, cosa que me hizo bien.
Mis grandes ganas pasaban no solo por el viaje en si, ver a la familia y eso, sino por otro detalle más: el hermano del esposo de mi prima.

Cuando mi prima se casó, en el año 2008, yo bailé con el hermano de quien es su esposo. Llamémosle J. Y por esas cosas de la vida, no nos pedimos mail ni nada. Semanas después del evento me llegaron comentarios de que el había quedado flasheando conmigo, que le había dicho a una santiagueña que por favor consiga mi mail, que yo le "había encantado". Haya sido verdad o no, me alegró, porque a mi también el me había gustado, me había parecido muy inteligente, respetuoso, educado y, por sobre todas las cosas, dulce. Evidentemente se lo pasaron mal, porque nunca me llegó una solicitud suya queriendo agregarme a Messenger (en esos momentos el boom Facebook no estaba totalmente instaurado) ni nada que se le parezca. Por supuesto que el tiempo pasó y no es que estuve llorando en mi casa: yo estuve saliendo con alguien un tiempo, después tuve onda con un compañero de la facu y otros detalles que no vienen muy al caso, acerca de los que otro día profundizaré. Cuestión que el año  pasado yo lo encontré en Facebook, etiquetado en una foto X (era difícil, no  usaba su apellido completo sino sus iniciales). Lo agregué, pero no hubo nada de parte de ninguno de los dos. Lógico, habían pasado dos años, yo no me animaba a ponerle nada, y sólo habíamos bailado.

Conclusión, que este bautismo era seguro que iba a verlo. No iba con intenciones de nada, pero me producía una sensación rara.
La casa donde el bautismo iba a realizarse, que es la casa de mi tía, era una psicosis masiva. En un momento me dan a atender el teléfono y ERA EL. Cuando me dijo: "Hola, soy J", casi muero del infarto. Me preguntó si podía bajar a buscar unos postres que el traía. Accedo de mil amores... cuando bajo hubo cierto cruce de miradas, y por parte de ambos una sonrisa. Me da una torta y... aparece de la nada su  novia me da otra.
Sí, tiene novia. Se puso de novio hace más o menos un mes.

You were too late, honey, fue lo  primero que pensé. En fin, no es que este tiempo estuve llorando por el ni nada. Pero me hubiera gustado que no quede como otra asignatura pendiente. Pero bueno, a veces los tiempos de dos personas no coinciden, otras veces coinciden cuando uno menos lo espera.

En el bautismo estuvo cada uno por su lado, de vez en cuando lo miraba, pero nada del otro mundo. El tiempo dirá si nos volvemos a encontrar. Mi prima me chusmeó que la novia "es re antipática, vos sos mas linda y simpática, ya lo vamos a hacer dejar".
Le firmé el muro por su cumple, que fue el 13 ;)

La verdad pasé un lindo finde, me quedé hasta el otro día a la tarde y volví en colectivo sola a TheProvincia, pensando y leyendo, fiel al estilo Eleanora Rigby.


Foto: pies de mi sobrinita, manos de mi primo.


viernes, 11 de marzo de 2011

Son esos momentos en los que deseas PONER EL MUNDO EN OFF

Son esos momentos en los que busco DESAPARECER.
Son esos momentos en los que no me soporto ni a mi misma.
Son esos momentos en los que tu entorno te resulta tan PATOLOGICO que lo que mas deseas es estar viviendo sola en una isla desierta,
Son esos momentos en los que te preguntas qué hiciste mal, por que todos descargan su mal humor con vos, por que todos tienen derecho a ciertas cosas y vos como boluda te quedas sola mirando el techo, después de haber gritado tanto que te queda en la garganta un mal sabor, estás agitada y el corazón te late a mil de la bronca.
Son esos momentos en los que Extraño a mi mamá como la puta madre, quiero que esté en este universo terrenal, porque sólo ella tendría una palabra justa para este momento, ella pondría freno a todos los que me hacen mal dentro de esta casa.
Pero mi mamá no está. Mi mamá no va a volver del lugar en donde se encuentra. Tengo que hacer esto sola. Tengo que llevar las cosas de la mejor manera posible. Pude hacerlo durante estos 4 años desde que falleció.

Con tropiezos, pero aca estoy.
Con mil lágrimas derramadas, pero de pie.
Con enojos, puteadas y todo lo que se le parezca, pero sobreponiéndome.

Y me digo a mi misma: Nena, el mundo no se va a detener. Las cosas van a seguir pasando. No te podes ir a una isla desierta, tenes que quedarte en tu casa porque tu hermano más chico te necesita. Tenes que amoldarte a las cosas de los otros, porque la vida te enseñó que, por lo menos en tu casa, nadie se va a amoldar a las tuyas, y si lo hacen, lo van a hacer como último recurso, sí y sólo sí les queda cómodo.
Por más que llores, Ellos no van a cambiar.
Por más que puteés, ellos van a hacer las cosas como más les convenga.
O te amoldás, o te vencen.



"Miro adelante,
y me quedo sin poder recordar
nisiquiera aquellas cosas que me ayudan a olvidar
es una canción que viene con el olvido
cuando viene, viene olvidándose el porvenir
si la fortuna quiere que me acompañe
antes que se pase el tiempo de vivir"
Andrés Calamaro

jueves, 10 de marzo de 2011

Que llegue el invierno

Mis intenciones de levantarme temprano a estudiar terminaron en un dormir hasta las 11 am. No tengo ganas de leer, pero quiero entrar a 3° año debiendo sólo el trabajo de "Taller" que me pusieron fecha de entrega para mayo. Conclusión, a pelarse las pestañas toda la tarde.
¿Hay necesidad de que haga tanto calor? ¿De que el invierno se haga esperar tanto? En TheProvincia que yo vivo, el calor es sencillamente infernal, 42°C a la sombra a las 3 de la tarde, si, si...

Quiero caminar en las tardes y que el viento me de en la cara, no caminar y transpirar
Quiero abrigarme y taparme hasta la nariz
Quiero comer chocolates y no sentir que se me va a marcar todo por usar remeras pegadas
Quiero sentarme en el auto y no tener que prender el aire acondicionado, que me gasta litros y litros de nafta, ya que abriendo la ventana lo único que logro es transpirar más

Detrás de todos estos deseos, hay, como siempre, algo... Invierno para mi simboliza muchas cosas. Es la condensación de muchos elementos, que se juntan en este deseo.. El principal es... vamos a llamarle Dep, DP.. A el lo conocí en invierno, una semana antes de que yo cumpla 19 años, y me partió la cabeza desde el segundo en el que estuvimos frente a frente. Empecé a temblar, me hizo calor en pleno junio, las manos me empezaron a transpirar, el corazón se me estaba por salir del pecho de tan fuerte que me empezó a latir. 
Estaba vestido con una remera mangas largas estampada, y su envolvente perfume me dejó boba.
Nos conocíamos por foto, ya que mi mejor amiga de la facultad es su prima, pero nunca habíamos hablado ni nada...
El invierno me hace acordar a los abrazos que me prodigó una vez, cuando más lo necesitaba
El es una de mis asignaturas pendientes...

Lo veo poco, porque es médico.. unos cuantos años más que yo tiene, adivinaron.. y está haciendo la residencia lejos de aca..  Tenemos buena onda.. pero no onda.
Y, sin embargo, lo que produce en mi no lo produjo nunca nadie..

Invierno no es para mi una estación más en el año, sino que Invierno esconde ese tumulto de sensaciones vividas hace casi un año, que tan ambivalentes emociones me producen cada vez que las recuerdo.



Foto: Sacada de la Web  (y es totalmente simbólico-metafórica, ya que en TheProvincia no nieva)




miércoles, 9 de marzo de 2011

Reflexión Sobre las Asignaturas Pendientes

"Vive como si ya estuvieras viviendo por segunda vez y como si la primera vez ya hubieras obrado tan desacertadamente como ahora estás a punto de obrar."
Viktor Frankl


Dicen que cuando uno tiene asignaturas pendientes se aferra a un pasado no vivido, a un deseo oculto, a un sueño nunca cumplido. Dicen que con las asignaturas pendientes se olvida de vivir, se aferra al pasado, añorando eso que nunca se cumplió.

Las asignaturas pendientes, a mi  modo de ver, impulsan a perseguir un ideal. A buscar un sueño que nunca se cumplió. A proponernos una meta inconclusa.

Viktor Frankl, psiquiatra autor de "El hombre en busca del sentido", afirma en su obra que el hombre debe aferrarse a algo por lo que vivir, es decir, la voluntad del sentido. Buscarle un sentido a nuestra vida. Encontrarle a nuestra vida el por qué, para así soportar cualquier cómo.

Me pasaron, como a todos, cosas lindas y otras no tanto. Cosas que me hicieron preguntar para qué estaba en este mundo, si todo lo lindo que tenía se me estaba yendo, me lo estaban quitando de a poco. Cuando yo iba, de a poquito, poniendo reboques en los agujeros que sentía dentro mío (que, obvio, no quedaba igual que en su estado original), algo feo venía y volvía a dañar el pobre trabajo que yo dentro mío había logrado.

 Pero aquí estoy. Porque me propuse metas, porque no creo que el tener Asignaturas Pendientes sea olvidarse de vivir siempre y cuando uno no se olvide donde está parado, y mientras uno no deje de mirar lo que tiene al lado por aferrarse a algo que hoy está lejos... Pero mañana, ¿Quién sabe?




domingo, 6 de marzo de 2011

Sobre Eleanora

En un excelente blog vi estas preguntas contestadas y decidí hacerlo sobre mí, quien se hace llamar Eleanora Rigby, para que me conozcan un poquito más.


A partir de la próxima entrada contaré historias bien. Estoy en época de examen y el estudio me consume :)






Hermanos/as: 2 varones, uno mayor y uno menor, soy la única mujer
Fecha de nacimiento: 26 de junio de 1991
Ojos: Marrones.
Pelo:Castaño oscuro.
Estatura: 1.69

Luz/oscuridad: indiferente
Blanco/negro: Blanco.
Orden/caos: mi cuarto es un caos, pero en el resto de la casa mantengo el orden.
Hablar/escuchar: Ambas.
Nombre de chico: Marco.
Nombre de chica: Julieta, Bárbara.
Shampoo: solo puedo usar recetados

Instrumento musical favorito: no se tocar ni el timbre.
¿Tocás algún instrumento?: No.
¿Tuviste un walkman?:Sí
Último disco que compraste: Uff, hace tanto que no compro discos



Salado, dulce, ácido, amargo...?: Dulce.
Algo que no comerías?: Nada que contenga aceitunas negras, y soy algo reservada en cuanto a comidas agridulces
Condimento favorito: Mostaza
Condimento odiado: Mm, cuando le ponen azucar a las comidas saladas.
Comida odiada: No es una comida persé, pero las aceitunas negras.
Bebida favorita: Jugos de fruta, y como infusión el Mate Amargo

La mejor ensalada: Todas
Bebida odiada: Leche
Bebida alcohólica favorita: Cerveza bien helada, raramente, no soy de tomar mucho 
Bebida alcohólica odiada: Fernet.
Postre favorito: todo aquello que contenga dulce de leche.
¿Tomás café o licor después de la comida?: Ninguna de las dos, a veces un té o mate
¿Cómo reaccionarías si descubrís que esa persona especial te preparó una cena romántica?: lo como a besos..
¿Organizarías una cena romántica a la luz de las velas?: por qué no..

¿Café o té?: Té. Igual no hay como el mate amargo
¿Qué es lo primero que piensas al despertarte?: Generalmente no pienso en nada hasta que no me siento a desayunar, y es en lo que tengo que hacer en el día...
¿Qué hay en las paredes de tu habitación?: Fotos.
¿Te gusta conducir?: Es un mal necesario. Vivo encima del auto, pero no es lo que más me gusta.
¿Te gusta limpiar?: Indiferente.
¿Duermes con animales?: Si, con Norberta, mi vaca de peluche.
¿En qué te reencarnarías?: En una filósofa griega, en un libro? jaja 
¿Qué haces cuando te aburres?: Leo generalmente, o juego a juegos de Ingenio, Sudokus, Palabras cruzadas


Medio de transporte favorito: cuatro ruedas o dos pies
Medio de transporte odiado: moto
¿Dónde te hubiera gustado vivir?: En Londres.
No quieres morir sin haber conocido: Grecia
Época del año: Invierno.
Primer amor: Martín
El amor: NS/NC
El odio es: ...
Romántico/realista: Más que todo, realista, pero siempre flasheo antes de dormirme con historias románticas
¿Crees en el amor a primera vista?: Si.
¿Te has enamorado alguna vez?: No se si es amor..
¿Has pasado del amor al odio o viceversa?: Es parte de la ambivalencia de las relaciones humanas
¿Matarías por amor?: Quien sabe lo que uno puede hacer luego de una emoción violenta
¿Qué es lo que mata al amor?: Creo que es más un desgaste, pero la rutina
Crees en el amor a distancia?: Si.
¿Guardas cosas?: Algunas
Algo que perdiste y nunca encontraste?: Uff
Algo que te haga gritar: Mis hermanos
Un deseo: NS/NC
Una obsesión: Los libros, las librerías, el tener los libros... un TOC

Un secreto: sus iniciales son DP.
Fobias: Alturas.
Una superstición: no creo en eso.
¿Mayor defecto?: tantas cosas para trabajar.. digamos que mi mal humor con mi hermano mayor sobre todo
¿Te gusta hablar por teléfono?: Sí.

¿Alguna vez te has escapado de casa?: No, nunca me hizo falta
¿Has quebrantado la ley?: No. 

Dónde te ves en diez años?: Estudiando algo más, tipo profesorado de filosofía o algo de eso
¿Has tenido alguna emergencia médica?: Si
Algo que te hayas roto: Nada
¿Te has peleado (físicamente) con alguien?: Si cuentan los jueguitos de manos con los hermanos, entonces sí.
Primera persona a la que odiaste: NS/NC
Dónde te gustaría estar ahora: con DP

viernes, 4 de marzo de 2011

Para que vayas pispeando dentro mio

Bueno, esto lo escribí hace mucho. Ya sabrán de mis asignaturas pendientes.. O AsignaturOs PendientOs.. JA!

Asignatura pendiente

Las palabras nunca dichas, los besos nunca dados
El deseo creciente que estés a mi lado
Las ganas de tenerte se van multiplicando
Estamos tan lejos, y el tiempo sigue pasando

Tan cerca pero tan lejos
Vienes y te vas de mí
Quiero contarte todo eso
Que nunca pude decir

Asignatura pendiente, eres en mi vida
Atrapada estoy en un camino sin salida
Te guardo como un tesoro
Escondido en mi cabeza
Te archivo en mi corazón
Por si algún día te das cuenta
Asignatura pendiente, algún día quizás
Vendrás a mí y este amor nacerá

Pido una oportunidad
Para este amor que en mi crece
Y clamo porque veas
El sentimiento que florece

Si supieras que en mi
Generas tantos sentimientos
Vendrías hoy a mí
Para vivir un gran momento?

Una deseo no cumplido
Un sueño nunca vivido
Y quedarme con las ganas
Mantenerlo escondido

A este amor inmenso
Que en mi tu generaste
Asignatura pendiente sos
¿Podré algún día ganarte?

Por Que Eleanora Rigby

Bueno, como se habrán dado cuenta, esto es un diario de mi mundo interior, tributo a los genios de Liverpool y su canción Eleanor Rigby, que me produjo diversas sensaciones al momento de escucharla y analizar su letra.

La frase comienza con "Ah, Look at all the Lonely People".. Mis años de inglés me enseñaron que "Lonely es "Sólo", "Solitario"... Y mi primer impacto al escuchar esa frase fue un cierto dejo de lástima de John&Paul&George&Ringo por Eleanor Rigby (Si, leí la posible historia de quien fue ella), como sintiéndose mal por "Su Soledad"

Hoy, lo impuesto es "La Pareja" "La Familia". Paradójicamente, nos encontramos en un mundo competitivo, donde las individualidades son cada vez mayores. Como puse por ahí, creo que cuando uno aprende a estar solo, a manejar su soledad, es cuando se logra hacer disponible para los demás. Creo que todos necesitamos momentos de soledad para una autorreflexión. Disfruto mis momentos de soledad. Y.. ¿Quién sabe si Eleanor Rigby no lo hacía también? Ojo, yo no rechazo la compañía de la gente. Nada más lejano. Como ya explicité.. Aprender a estar conmigo misma primero, saber estar con los demás después.

All the lonely people.. where do they all belong? (Todas las personas solitarias.. dónde pertenecen?).. ¿Por qué pertenecer? ¿Por qué no saber estar sólo? ¿Por qué no detenerse un segundo, poner punto muerto, y pensar?...

Así soy yo, Eleanora Rigby. La A es para darle un tinte Argentino ;) Por el momento no voy a dar mi nombre real. Con Eleanora Rigby está bien para llamarme por el momento.


Voy a ir escribiendo mi historia de a poco, con tintes de poesía y reflexiones diarias mías. A ver si recupero mi musa que últimamente estaba dormida.



Aca les dejo para inaugurar el Blog el video de Eleanor Rigby.. y la letra (por si no saben inglés, se las dejo
traducida al Argento) para quien quiera leerla.



jueves, 3 de marzo de 2011

Eleanor, yo

Eleanora Rigby. Eleanor Rigby. Eleanor Argenta Rigby. De las tres formas, una sola persona.
Esa soy yo. Para saber un poco más, pega una leída a mi perfil.
Welcome to my world.