Eleanor Rigby

lunes, 10 de octubre de 2011

El insomnio recurrente...


Un, dos, tres, cien ovejas van pasando y mis ojos siguen abiertos cual flor en primavera. Contarlas ya no sirve. Tampoco las canciones de cuna. La conciliación del sueño se volvió imposible desde que ya no quedan en mí resabios de tu presencia.
Mi cabeza va demasiado rápido, podría decirse que a demasiadas revoluciones por minuto, a tal punto que se olvidó cómo desconectarse. Las horas pasan y siguen cruzando preguntas por ella, cuestionamientos ante los cuales ya no sé si recibiré alguna vez respuesta.
Se mueven las agujas del reloj y mis ojos las contemplan, aunque sus movimientos parezcan eternos. Soles, lunas, estrellas, todo para mi es una sola vorágine de imágenes seguidas sin ningún tipo de pausa.  El cielo cambia de tono; y somos testigo de ello las preguntas en mi cabeza y yo.
Mi cuerpo pide a gritos ponerse en off. Clama por un corte a este torbellino de símbolos circulantes llamados palabras. Sin embargo, para todo esto la única solución es que  aquel que hizo que estas preguntas aparecieran en mi cabeza venga a ponerles un fin, que borre de ella los signos de interrogación. Solo así lograré dejar de ser testigo de tantas cosas. 

3 comentarios:

SantitAh dijo...

Sé lo que se siente y es horrible.
Y sí, en esos momentos no parece haber otra cura.

Que andes bien

Iván dijo...

A veces pasa también que para olvidarse de algunas cosas, nos ocupamos de muchas otras y, al final, nuestra cabeza termina sufriendo por demás y no terminamos de despejarnos nunca.
Siempre es bueno tener un momento de soledad para estar tranquilo y pensar en nuestros asuntos tranquilamente.
Espero que puedas tener estos ratitos, a pesar de todo lo que estás llevando a cuestas...
Un beso enorme Eleonora! :)

Nerea. dijo...

Es realmente indignante que esos mismos que vinieron y plantaron la semilla de la duda no sean los mismos que vengan a recoger sus frutos...
Estoy pasándo por lo mismo y por una de las razones en que me gustaría verlo sería para obtener respuestas...

Beso enorme muchacha! :)